email: droygs@hotmail.com
Teléfono: 997499121
Nextel: 99405*2318
   Inicio      OTONEUROLOGIA      Neuritis Vestibular

NEURITIS  VESTIBULAR

 

Síndrome de deficit vestibular unilateral brusco.

Es una afección o lesión unilateral del Vestibular de causa desconocida e irreversible, que se caracteriza por la aparición brusca de vértigo, sin lesión del nervio facial y sin verse afectada normalmente la audición.

También se denomina “Neuronitis Vestibular” porque realmente no se sabe muy bien la localización exacta de la lesión, y se cree que puede ser a nivel del nervio vestibular o bien a nivel de las neuronas vestibulares.

El nervio vestibular es el encargado de conducir la información relacionada con los movimientos de la cabeza desde el oído interno hasta el cerebro, de manera que cuando uno de los dos nervios vestibulares se ve afectado, se produce un desequilibrio entre ambos oídos, que suele ser el causante del vértigo.
Esta es la principal explicación que justifica que el síntoma más frecuente al inicio del trastorno sea un intenso vértigo rotatorio continuo, que puede durar varios días e incluso semanas.

 

 

 

CAUSAS

Existen varias teorías para aclarar esta afección del nervio vestibular:

 

·        Unas defienden que puede ser causada por una franca disminución del flujo sanguíneo del sistema vestibular.

·        Otras más actuales se refieren a una inflamación, presumiblemente de origen viral, del nervio vestibular.

SINTOMAS

Los clásicos síntomas de vértigo y mareos, se suelen acompañar de otros como:

 

·        Náuseas y vómitos.

·        Desequilibrio intenso.

·        Reacciones neurovegetativas: nistagmos espontáneo, desviación muy clara de la marcha a ciegas.

Al principio, las reacciones neurovegetativas son tan importantes que incluso pueden hacer errar el diagnóstico, pero posteriormente los síntomas van disminuyendo progresivamente con el tiempo y, sólo pueden ser desencadenados de nuevo por movimientos rápidos y bruscos.

PRUEBAS DE DIAGNÓSTICO

Las pruebas van a depender de la intensidad e importancia de los síntomas, de manera que si estamos ante un caso típico y no muy complicado, bastará con que el médico Otorrinolaringólogo realice un completo examen físico del oído del paciente u Otoscopia, que se realiza mediante un otoscopio.

Pero por el contrario, si los síntomas persisten por más de un mes, suceden  periódicamente, o bien progresan con el tiempo, deberían realizarse otro tipo de test  como son las pruebas audiológicas, entre las que podemos destacar:

 

·   Audiometria tonal, Sirve para diferenciar una Neuritis Vestibular de otros posibles diagnósticos, como la Enfermedad de Ménière y la migraña.

·      Potenciales evocados auditivos.

Este tipo de pruebas deben  complementarse con un estudio del equilibrio del paciente, el cual incluye una serie de Pruebas vestibulares, como son:

 

·        Videonistagmografía.

·        Prueba calóricas

Siempre que el médico Otorrinolaringólogo sospeche de la existencia de una lesión central, puede solicitar pruebas radiológicas, como son:

 

Resonancia Magnética Nuclear (RMN). Es un procedimiento “no invasivo” que utiliza imanes y ondas de radio potentes, para elaborar imágenes claras y detalladas de los tejidos cerebrales.
Siempre que el médico Otorrinolaringólogo lo crea conveniente podrá solicitar la realización de este tipo de pruebas, basándose en que las imágenes por resonancia magnética permiten establecer la diferencia entre diversos órganos, ya que ofrecen la posibilidad de mostrar un contraste entre tejidos benignos y malignos.

Incluso, algunos autores proponen que se practique una punción lumbar, que ponga de manifiesto una posible inflamación debido a la presencia de un virus.

TRATAMIENTO

a. Medidas preventivas

Durante la crisis de vértigo es importante mantener una serie de medidas preventivas:

 

·        Reposo en cama.

·        Permanecer en un cuarto oscuro.

·        Hidratación: es importante beber muchos líquidos

·        Empleo de fármacos específicos prescritos por el médico Otorrinolaringólogo, como son los  sedantes vestibulares.

·        En el momento en que las condiciones lo permitan, se debe comenzar con ejercicios pasivos y luego activos, que permitirán una recuperación más rápida.

b. Tratamiento no quirúrgico

Si existe una importante sospecha de infección por el virus del herpes se empleará un fármaco de la familia del Aciclovir, e incluso se prescribirán en algunos casos esteroides.

 

1. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

La Neuritis Vestibular habitualmente se trata con diferentes fármacos, como pueden ser: antieméticos para el tratamiento de las nauseas y con  supresores vestibulares, para reducir los vértigos, tranquilizantes, etc.

2. REHABILITACIÓN VESTIBULAR

Normalmente para una recuperación completa del paciente, se recurre a la combinación por un lado del control de la infección y, por otro, de la re-equilibración central mediante ejercicios de compensación, para lo cual se aconseja realizar unos ejercicios específicos de Rehabilitación vestibular.



Es importante realizar estos ejercicios de reeducación vestibular, siguiendo esta secuencia:

 

1.   Mirar arriba y abajo, primero despacio y luego deprisa, manteniendo la cabeza inmóvil. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

2.   Mirar de un lado a otro con la cabeza inmóvil. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

3.   Flexión y extensión de la cabeza con los ojos abiertos, despacio y luego deprisa. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

4.   Posteriormente realizar lo mismo inclinando la cabeza hacia los lados. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

5.   Encogerse de hombros y hacer círculos con los brazos. Realizar este ejercicio unas  10 veces.

6.   Girar la cintura de derecha a izquierda, inclinarse hacia delante como para coger un  objeto y desde la posición de sentado girar la cabeza de un lado a otro. Realizar este ejercicio unas 10 veces.

Con este tipo de ejercicios se puede conseguir disminuir la frecuencia y, la intensidad de las crisis de vértigo en el paciente.